Menu

Ondas Gravitacionales: la Última Predicción de Einstein se Confirma

¿Has jugado alguna vez a lanzar piedras contra el agua? En caso afirmativo habrás comprobado que en el lugar donde cae se produce una pequeña perturbación y las ondas comienzan a propagarse suavemente sobre el agua. Ahora se demostró que Einstein tenía razón – lo mismo sucede en el universo

einstein

La existencia de las ondas gravitacionales ha sido confirmada este jueves por Advanced LIGO, una de las máquinas más sensibles jamás construida. Está así probado y comprobado que el científico alemán Albert Einstein, más una vez, tenía razón en las teorías que presentó hace 100 años.

Einstein, ya en 1915 preveía matemáticamente la existencia de fenómenos celestes, en regiones muy remotas en el espacio, donde el tiempo y el espacio son distorsionados de tal forma que nada, ni aún la luz, consiguen escapar, designados por agujeros negros. Y que acontece cuando dos de esos agujeros negros colidem?

Einsten previó su fusión y que esta emitiría ondas que irían a distorsionar el espacio-tiempo con efectos gravitacionais, un efecto que se esparciría en ondas concéntricas, de forma semejante a las provocadas por el impacto de una piedra en un estanque.

Las ondas gravitacionales son, entonces, una manifestación extrema de esta interacción entre la materia y el espacio. En eventos altamente energéticos, como la colisión de dos agujeros negros o los momentos iniciales del universo, justo después del Big Bang, el espacio-tiempo se curva de manera rítmica y eso genera una curvatura periódica del espacio, una onda que viaja a través del espacio de la misma manera que las ondas de presión se propagan a través del aire para generar sonido.

Este descubrimiento abre una nueva era en la historia de la Física. Las ondas gravitacionales permitirán conocer, por ejemplo, cómo ocurre “la formación de agujeros negros supermasivos”.

Gabriela González, portavoz para la colaboración científica del CONECTO e investigadora física de la Louisiana State University, en Baton Rouge afirma aunque «fue una responsabilidad muy pesada,» porque, «esta fue la primera detección real de ondas gravitacionales, por lo tanto no podría haber lugar para error.»

La relevancia del hallazgo es de tal envergadura que muchos apuntan ya a que protagonizará el próximo Premio Nobel de Física.

AÑADIR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *